ROSA

ROSA

HIJOS ABUSADORES CON SUS PADRES ANCIANOS


HIJOS QUE DESPOJAN A SUS PADRES A SU SUERTE,
 

Joaquín Ortega y Josefa Rueda, ayer en su casa de la calle Torreblanca.

La policía ha tenido que desalojar al matrimonio de ancianos de Sevilla cuyo hijo dio la orden porque –asegura- la casa le pertenece.
Los ancianos aseguran que ellos compraron en los años 70, pero quien aparece en las escrituras es el hijo, artífice de este desalojo, quien asegura que compró la vivienda en 1971, cuando todavía era menor de edad, y que permitió a sus padres vivir en ella. Esta versión de los hechos fue dada por valida por un juzgado de primera instancia, y ratificada por la audiencia provincial. Llevaban 39 años viviendo en ese domicilio. Dicen que son los propietarios del piso, pero que la compra no quedó inscrita en el registro de propiedad. Por eso, 20 años más tarde, su hijo aprovechó para volver a comprar la vivienda por 24 mil euros y ponerla a su nombre. La primera orden de desalojo llegó en Enero de este año, pero un forense certificó que el anciano era incapaz de moverse. Este viernes sin embargo se ha cumplido el desahucio, aunque haya sido a rastras Joaquín Ortega baja las escaleras de su casa por última vez apoyado en unas muletas. Le precede su esposa, Josefa Rueda, que lleva sus pertenencias en una bolsa de plástico grande. Las maletas las han dejado en la vivienda, pensando que quizás algún día puedan volver a recuperar sus cosas. En el descansillo les esperan una multitud de cámaras, fotógrafos y reporteros. En la puerta, un grupo de agentes de la Policía Nacional aguarda para consumar el desalojo de este matrimonio de octogenarios que han sido desahuciados por su hijo. En el piso sólo queda el cerrajero. "Lo único que quiero es darle las gracias al juez, que ha gestionado la Justicia con tanta humanidad", dice Joaquín. De la ironía pasa a la indignación.  

Un policía en casa de los ancianos desahuciados. / Juan Carlos Vázquez.

"El juez es un criminal. Esto va a acabar con mi mujer y entonces yo voy a matar a mi hijo. Señores guardias, voy a matar al canalla de mi hijo, con lo bueno que he sido siempre para él". Josefa llora, está muy nerviosa porque el desahucio se ha prolongado durante casi tres horas y media. El plazo que el juzgado de Primera Instancia 2 daba a los dos ancianos para que abandonaran la vivienda del número 19 de la calle Torreblanca, en la Macarena, expiraba a las diez de la mañana de ayer. A esa hora el piso estaba lleno de periodistas, Joaquín permanecía postrado en la cama y Josefa no paraba de llorar. Un médico forense examinó a Joaquín para comprobar si se podía desalojar el domicilio y, tres horas y media después, los ancianos abandonaban la casa por sus propios medios. "El forense me ha dicho que estoy perfecto, que no tengo nada, como si no tuviera un 100% de invalidez, como si pudiera meterme a astronauta ahora mismo", se lamenta Joaquín. "¿Cómo puede sentirse una madre cuando su hijo le echa de su casa?", se pregunta Josefa. "Me decía que me quería mucho y mirad cómo nos lo ha demostrado. Y yo lo quiero. Y le mando un abrazo y espero que nunca un hijo suyo le haga lo que él nos ha hecho a nosotros. Lo único que quiero ahora mismo es que Dios nos recoga esta noche, que nos mande la muerte a los dos juntos porque, si no fuera por mi marido, yo ya hace tiempo que me habría quitado del medio". Los dos ancianos llevan 64 años juntos. La noche de ayer la pasaron en casa de un familiar y luego intentarán encontrar una plaza en una residencia. El piso del que fueron ayer desahuciados fue comprado por la pareja en 1971, pero por error en el contrato de compraventa figura el nombre del hijo, Joaquín Ortega Rueda, en vez del del padre, Joaquín Ortega Portillo. Veinte años después, el hijo compró el piso al mismo constructor ante notario y con escrituras, por lo que el contrato que tiene validez jurídica es este. "Intentamos por todos los medios frenar el desahucio, pero no ha sido posible", explicó a este periódico su abogado, Jorge Conejo
 
Detenido por homicidio por omisión al dejar morir de hambre a su madre
Un hombre de 53 años que trabaja como enfermero en el Hospital General de Castellón ha sido detenido como supuesto autor de un delito de homicidio por omisión porque, al parecer, dejó morir de hambre a su madre, una anciana de 88 años con la que convivía en una vivienda situada en la calle de La Unión. Según han confirmado fuentes de la Subdelegación del Gobierno, la víctima falleció el pasado 4 de enero aunque su cadáver fue hallado dos días más tarde, cuando el detenido, después de tratar de suicidarse con la ingesta masiva de pastillas, alertó al Cuerpo Nacional de Policía.Tras recibir la llamada, los agentes se desplazaron a la vivienda y comprobaron la delgadez extrema del cuerpo sin vida de la anciana, a la que su hijo, según declaró ante la Policía, únicamente daba de comer caldos y agua. El detenido, que responde a las iniciales G.B., fue trasladado en una ambulancia hasta el Hospital General de Castellón, donde fue atendido dado que había ingerido pastillas para tratar de suicidarse.Según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, el detenido pasó ayer a disposición del juzgado de guardia de Castellón y quedó en libertad provisional sin fianza después de que el fiscal no solicitase ninguna medida cautelar. Sin embargo, el Juzgado de Instrucción número 5 de Castellón ha abierto una causa por un supuesto delito de homicidio por omisión, han informado esas mismas fuentes

Un hombre mata a su madre de varias cuchilladas en Barakaldo (Barakaldo, VIZCAYA)

Un hombre fue detenido anoche en Barakaldo acusado de matar a su madre tras propinarle varias cuchilladas, una de ellas en el cuello. El suceso se produjo poco después de las doce de la noche en el cuarto piso del número 14 de la calle Arana de Barakaldo. Tras cometer el parricidio, el presunto agresor huyó del inmueble y fue detenido en la calle, cerca del lugar de los hechos, por agentes de la Ertzaintza. En el momento del arresto, el hombre portaba todavía el arma ensangrentada en uno de sus bolsillos. Fue un vecino quien alertó de lo ocurrido a la Policía. Al escuchar los gritos procedentes de la vivienda, rompió la puerta de entrada a la casa y accedió al interior, Allí descubrió a la mujer, de unos 65 años y separada, con varias cuchilladas, en medio de un charco de sangre. El presunto autor del parricidio había huido ya del inmueble, El vecino alertó de lo sucedido a los servicios de emergencias, que inmediatamente se trasladaron a la vivienda, pero debido a la gravedad de las heridas no pudieron hacer nada por salvar la vida de la mujer. Poco después, la hija de la víctima llegó al lugar de los hechos, donde tuvo que ser atendida por varios sanitarios de la DYA al sufrir una crisis nerviosa cuando fue informada de lo sucedido. Familiares de la víctima acudieron también al número 14 de la calle Arana de Barakaldo una hora después del suceso y permanecieron junto a ella Sobre la una y media de la madrugada llegó a la vivienda el juez de guardia para proceder al levantamiento del cadáver, que se produjo a las tres de la madrugada. También acudieron varios miembros de la Unidad de Policía Científica de la Ertzaintza, AFIS, que procedieron a analizar la vivienda y tomaron huellas y muestras que pidiese ayudar a esclarecer lo sucedido.  Vecinos de la vivienda donde se produjo la agresión aseguraron que las discusiones en el inmueble eran frecuentes y la Ertzaintza habí tenido que acudir a la casa en varias ocasiones. Uno de ellos afirmó incluso haber escuchado cómo la mujer «había sido amenazada de muerte» la semana pasada

detienen a un ladrón de ancianas en Lleida

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el pasado viernes a José Luis C.V., de 26 años, como presunto autor de siete delitos de robo a ancianas de Lleida. El detenido, de origen hondureño y vecino de Barcelona, actuaba con gran violencia para apoderarse del dinero de las ancianas El ladrón utilizaba siempre el mismo modo de operar. Seguía a las víctimas hasta el portal de sus casas, entraba con ellas al portal simulando ser un vecino del inmueble. Después de comprobar que no hubiera nada en las proximidades, el malhechor se introducía con las ancianas en el ascensor y en un momento de descuido les daba un empujón y huía tras apoderarse de sus bolsos.La policía asegura que el ladrón, que cuenta con antecedentes policiales, actuaba con mucha violencia y después de cada fechoría regresaba a Barcelona. En la primera de las ellas, cometida el 30 de enero pasado en la calle Cronista Muntaner, a la víctima la tiró al suelo y como consecuencia de la caída se rompió la pelvis y la clavícula. El botín del robo fue de 10 euros y un teléfono móvil. El juez de guardia ha decretado su ingreso en prisión. .


LO QUE DICEN Y VIVEN LAS PERSONAS MAYORES SOBRE EL MALTRATO


hay muchos casos que le dan internamiento en un asilo para no atenderlos y eso en realidad no debe de ser, siendo su propiedad de ellos, como los pueden desalojar, no los apoyan, hasta se molestan cuando ellos piden su alimentación. “


  • “Ahorita en la municipalidad que me tratan mal, no explican bien las cosas. Cuando uno es vieja y viene sola no les interesa que vengas a la municipalidad a arreglar tus asuntos de deudas por una supuesta propiedad que tengo, ¡así dicen!”

  • “Hay personas mayores que están abandonadas, los hijos no les interesa, incluso siendo profesionales, no los atienden, los abandonan.”

  • “No faltan estos malogrados los jóvenes hijos de pobres te insultan, este viejo dicen, yo digo usted nunca va a ser viejo. Hay así malcriados los padres y madres lo  crían así”.

  • “A los mayores se les insulta mucho verbalmente, unos les dicen no sirves para nada, eres un idiota, me tienes cansada, te debes morir……..”

  • “A muchos los mandan a dormir a la azotea, en el último cuartito, los hijos se agarran lo mejor. Les dicen ándate a tu cuarto porque voy a tener visita”

  • “En los buses no dan el asiento, se hacen los dormidos”.
  • Cuentanos algún caso de abuso o maltrato


  • “Una señora que falleció, que tenia un hijo que la abandonó  y no podía ni andar, no tenía que comer y el hijo no la protegía, yo la apoyaba y el hijo en realidad la abandonó, solo cuando murió vino para quedarse con la casa y se quedo con la propiedad”.

  • “Generalmente cuando uno está vieja no le dan importancia, por ejemplo: cuando voy al doctor solo, me dicen saque la lengua y nada más, agarran su receta y te ponen nada más que tomes una pastilla , cuando uno va para que la revisen y la atiendan bien.”

  • “Yo trabajo en el Rímac distribuyendo lácteos y tengo roce con bastantes clientes y me cuentan que sus hijos malos no quieren que se case nuevamente, pero también hay hijos que se reúnen para hacer una chanchita para su madre o su padre pero es poco señor.”

  • “Solo he visto en mi barrio, que los jóvenes insultan a los viejitos.”

  • “Yo he visto mas maltrato psicológico, mis amigos me dicen que sus hijos los carajean, y ellos se ponen mal,  lloran.”

  • Yo tengo mi esposo que toma mucho. Lo han operado de la cabeza. Cuando cobra  se va a tomar y llega mareado y me insulta a mí y a mis hijos. Yo no aguanto y lo largo.  Se pone como loco, no se puede conversar.   Le dejo la comida tapada”

 ¿Qué se puede hacer  para evitar o prevenir el maltrato?


  • “Poner a personas educadas en cualquier lugar donde atiendan a las personas mayores, que estén preparadas, para que nos atiendan bien, que pongan mas atención a las personas mayores las autoridades”.                                      

  • “Incentivar por la radio por la televisión a la juventud, a los hijos para que cuando el anciano o anciana puedan casarse nuevamente si lo deciden, la pareja es una gran cosa para los ancianos la compañía de una pareja es buena y los hijos deben entender.”

  • “Mas antes hemos solicitado seguridad ciudadana para nuestra garantía, los muchachos se drogan y nos roban a los ancianos.”

  • “Yo tengo la costumbre de evitar las peleas retirándome si quieren discutir. Las personas mayores no deben de hacer problemas.  El gobierno debe dar trabajo a las personas mayores, industrias manuales, deben de haber institutos de capacitación artesanal  para no depender de los hijos, por ejemplo: yo con mis 72 años no dependo de mis hijos.”

  •  “Hay que denunciar en la comisaría de la mujer, a la Defensoría del Pueblo.  También hay que hacer campañas, visitar casas de las personas mayores que son maltratadas y aconsejar que no tengan miedo de denunciar”.

  •  “Que las autoridades tomen mas en cuenta a las personas mayores, porque el estado no se preocupa por las personas mayores, que haya un poco más de charlas para los hijos, para que los hijos tengan más consideración a sus padres.”

 

      Hijos que abusan de sus padres ancianos

       tristeza.jpg

      Foto: EFE

      Muchos hijos se aprovechan de la condición de sus padres ancianos mostrando placer en abusar de ellos de varias formas. Algunas veces los engañan, otras se apoderan de sus cosas, y en otros casos los dejan en total abandono y hasta los golpean.

       

      Todos estamos de acuerdo y hacemos campañas sobre la necesidad de protección y cuidado de los padres a los hijos pero difícilmente se habla de los cuidados que los hijos le deben a sus progenitores, sobre todo si son ancianos y no pueden valerse por sí mismos. Pero el tema es más delicado porque una cosa es asistir a los padres y otra es abusar de ellos
      Lamentablemente, muchos hijos y personas en general consideran al anciano como un despojo, y un ser improductivo para la sociedad. En las mismas familias hay hijos que consideran a sus padres ancianos como una carga pesada que llevar. De pronto, los familiares se sienten fastidiados con la presencia del “abuelito”. “Hay que repetirle las cosas porque no escucha”, “hay que gastar plata porque se enferma a cada rato”, “hay que hacerle dieta porque no puede comer algunas cosas”, todas estas ideas se manejan en estos hijos desconsiderados.
      Si bien hay muchas razones por las cuales los hijos quieren hostigar a sus padres, la más común es que desean apropiarse de sus bienes. También existen casos en que usufructúan sus bienes hasta que ellos mismos lo deciden. El chantaje emocional es frecuente, pues si no les dan lo que piden, estos hijos amenazan con abandonarlos.  En otros cosos, los hijos creen que hostigando a sus padres pueden lograr que ellos, tras ser humillados, abandonen la casa.

       

      ¿Qué puede llevar a un hijo a esta falta de amor, de consideración y de abuso a sus padres?… Tengo que decir que esto no es algo que empieza de un día para otro, sino es el incremento de posiciones de odio, de omnipotencia y de envidia que acompaña a un hijo, y cuando el padre y la madre están debilitados, las ejecutan.

      Es muy común que el maltrato de un hijo hacia su padre anciano sea por el  resentimiento que lo arrastra desde el pasado. Si el adulto mayor utilizó formas agresivas en su relación con su familia, es casi natural pensar que los hijos aprendieron de él esta manera de comportarse.

      De allí la importancia de cuidar las formas y los contenidos de amor que le damos a los hijos porque muchas veces, aunque sea injustificado e incluso un delito, mucho de este odio es la semilla sembrada con los golpes, los gritos, la incoherencia en los mensajes, así como criar hijos que se creen omnipotentes y que no respetan la vida humana.